El Camino de Santiago

Usamos cookies con el objetivo de mejorar la experiencia de nuestro visitantes. Visita la página de Política de privacidad para conocer más detalles.
 

El Camino Portugués de Santiago a su paso por Redondela

El descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago el Mayor, a principios del siglo IX, durante lo reinado de Afonso II, generó desde muy temprano una multitudinaria corriente de peregrinaciones hacia su localización, Santiago de Compostela. Esta afluencia finalizó por formar, desde los más diversos puntos de Europa, una densa red de itinerarios conocida, en su conjunto, como Camino de Santiago o Ruta Xacobea.

Según la tradición medieval, como aparece por vez primera en el Concordia de Antealtares (1077), la ermita Paio observó durante algunas noches sucesivas una lluvia de estrellas sobre un monte del bosque de Libredón. Avisado de las luces el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, ordenó excavaciones y encontró un arca de mármol con los huesos del santo y de dos de sus discípulos.

En el "Campus Stellae" de donde se cree que proveen el topónimo Compostela, se erigió una iglesia para proteger la tumba del apóstol que se tornó en un símbolo de la resistencia cristiana a los ataques de los moros.

El descubrimiento propició que Afonso II había peregrinado a Compostela en 1220 y que la reina santa Isabel lo había hecho en 1325, después de la muerte del rey de Portugal D. Dinís, siguiendo seguramente una ruta muy semejante a la que está señalada hoy en día, cruzando el Puente de Barcelos, evitando así, el desvío por Braga.

A partir del año 1000 las peregrinaciones a Santiago se popularizan, convirtiéndose la ciudad en uno de los principales centros de peregrinación cristiana (a la par de Roma y Jerusalén). Es también en esta altura que surgen los primeros relatos de peregrinos que viajan a Compostela.

El Camino, a lo largo de sus doce siglos de vida, conforma una tela de araña, con diversas vías alternativas, de mayor o menor uso según la época y las circunstancias de su nacimiento. Nosotros nos centraremos en la vía conocida como Camino Portugués, trazado para acceder a Galicia a través de tierras portuguesas, aunque existen otras rutas históricas que arrancan desde el sur de Portugal.

Redondela en el camino

Para los que tengan interés por las culturas del pasado que se asentaron en Galicia y desee saber más de ellas, puede venir la este término municipal. Aquí encontrará vestigios de la época megalítica (la necrópolis de Suelo de las Hormigas, las mámoas del Coturro y de los Lagos en Vilar de Infesta); de la Edad de Bronce (hachas, petroglifos...); de la cultura castreña (en el Couto do Castro y en el Castro da Peneda); y de la romanización (villas y miliarios, entre los que sobresale el llamado Marco de Vilar de Infesta).En Redondela, la ruta de peregrinación arranca a la altura del Convento de Vilavella, y discurre por la calle Pai Crespo, Praza de Ribadavia (más conocida cómo A Farola), y calle de Isidoro Queimaliños antes de llegar a la iglesia de Santiago, cuya origen se remonta a tiempos de Xelmírez, aunque se reedificou en el siglo XVI, con nave única cubierta con bóvedas de crucería y cabecera poligonal que sostiene una hermosa cubierta estrellada.

También destacan la capilla de Santa Mariña, conocida también con el nombre de Capilla de las Angustias, con una hermosa fachada barroca; la ermita de Nuestra Señora del Viso, emplazada en un lugar de gran valor paisajístico; la iglesia románica de Santo Fausto de Chapela, con planta de cruz latina; o la iglesia de Santo André de Cedeira, erigida en el siglo XVIII.
Dentro de las construcciones civiles, el pasmoso viaducto de la línea ferroviaria Vigo/Ourense/Madrid, es una de las construcciones de mayor importancia para el ayuntamiento. De la Edad Media, y como recuerdo de las familias que aquí residieron, en Redondela se conservan varios pazos como lo de la "A Casa da Torre" de los Pliego de Montaos (edificio histórico del siglo XVI que hoy se emplea como albergue de peregrinos); el "Pazo de Petán", el "Pazo do Pousadouro", la "Casa Grande" en Reboreda y el "Pazo da Torre" en Cedeira.

MÁS INFORMACIÓN