Propuestas esenciales

Usamos cookies con el objetivo de mejorar la experiencia de nuestro visitantes. Visita la página de Política de privacidad para conocer más detalles.
Folleto

ARCHIPIÉLAGO DE SAN SIMÓN

Conjunto formado por cuatro islas: San Bartolomeu, Sano Norberto, Santo Antón y San Simón (estas dos últimas las más relevantes). Desde el siglo XII hasta lo XIX la isla de San Simón fue utilizada por diversas órdenes religiosas, y sufrió múltiples incursiones navales. Pero además tuvo también muy diferentes usos: desde 1883 hasta 1927, funciona como Lazareto; en 1936 se convirtió en cárcel para los presos republicanos; en 1948 las islas se destinan a albergue de la Guardia de Franco pero en 1950, luego de un naufragio donde fallecen 43 personas, se cierra. De 1955 a 1963 se reconvirtió en orfanato para hijos de marineros. En la década de los noventa se produjo la restauración de todo el entorno. La isla está declarada Conjunto Histórico y Lugar de Interés Comunitario desde 1997.

PLAYA DE CESANTES

Areal de más de 2400 m², está dotado de servicios orientados al turismo, acceso a personas discapacitadas, agua corriente y duchas. Cuenta con un paseo marítimo y varios establecimientos de hostelería en las cercanías.

LOS VIADUCTOS

Redondela es conocida como “La villa de los Viaductos”. La primera ponte construida es la de “Pedro Floriani” (viaducto de Madrid), inaugurado en 1876, que posee 318 m de longitud y que ya no está en funcionamiento. La otro puente denominado “viaducto de Pontevedra” es de 1884, con 250 m de longitud, muy semejante en su fabricación a la anterior. ambas están catalogadas como BIC (Bien de Interés Cultural).

MONTE DA PENEDA

Está situado en la Parroquia del Viso, en el límite con Soutomaior, a 329 m de altitud. Posee vistas a la Ría de Vigo, desde las Aíslas Cíes hasta la Playa de Cesantes. Está coronado por una capilla en honra de la Virgen de la Peneda. Fue un castro y una fortaleza medieval, conservando aún restos de su muralla y de sus casas circulares.

AREA LONGA

Es una playa ubicada en Chapela, con un gran paseo marítimo que discurre hasta el muelle de Cardona. Posee varios servicios turísticos, como bares, marisquerías, embarcadero de recreo y parque infantil.

MÁMOA DEL REI

En el Monte Penide encontramos restos prehistóricos pertenecientes al Neolítico que abarcan las parroquias de Cabeiro, Negros, Cedeira y Trasmañó. Existen más de 30 túmulos que representan una de las necrópolis más importantes de Galicia. Destaca por su conservación a “Mámoa del Rei”.

CASTRO DE NEGROS

Este y el Castro de la Peneda son los dos únicos castros que se conservan en Redondela. Está situado en un emplazamiento desde donde se pueden disfrutar de unas hermosas vistas, además de ser una muy recomendable área de descanso.

POZA DA LAGOA

Ubicada en la parte más alta de la parroquia de Cedeira. Se trata de un área recreativo donde se sitúan diversos petroglifos y restos arqueológicos. Dispone además de numerosos servicios: mesas de piedra, asadores... Por su situación les permiten disfrutar de un mirador natural de rocas sobre la Ría de Vigo.

IGLESIA DE SANTIAGO APÓSTOL

Se sitúa en la parte más elevada de la villa. Se trata de un templo con ábside poligonal, fachada con rosetón y sobre este una escultura de Santiago Matamouros. Originaria del siglo XV, sufrió varias ampliaciones hasta el siglo XVIII. Se distinguen cinco capillas en su interior dedicadas a San Sebastián, San Bieito, la Inmaculada, el Nazareno y las Ánimas.

PETROGLIFOS DE VENTOSELA

Situados en la Cantera, en el barrio del Vilar de Mato, en la parroquia de San Martiño de Ventosela, nos encontramos con un conjunto formado por seis estaciones de grabados con múltiples petroglifos, de gran interés por las escenas ecuestres, así como por el tamaño y número de los grabados de círculos concéntricos.

REBOREDA, CARBALLO DAS CEN POLAS, LOS MOLINOS Y LA CASCADA.

En Reboreda se conserva el “Carballo de las cien ramas”, un árbol centenario que secó hace algunos años aunque en su prado se conservan otros árboles autóctonos. Además, la parroquia está marcada por el paso del río Alvedosa, al lado del cual se sitúan hasta 19 molinos, algunos de ellos reconvertidos en establecimientos de hostelería. También existe una cascada de gran belleza aunque de difícil acceso.